1. Region

(Spanisch/Español) Atropello múltiple en ciudad alemana de Tréveris: Así lo presenciaron peatones - Bebé una de las víctimas

(Spanisch/Español) : Atropello múltiple en la ciudad alemana de Tréveris: Así lo presenciaron peatones - Bebé una de las víctimas

Un hombre de 51 años de edad se ha metido con su coche a una zona peatonal de la ciudad alemana de Tréveris, matando en su camino a cinco personas - una de ellas es un bebé de nueve semanas y media de edad. Alumnos y gente haciendo compras fueron testigos de lo sucedido. Aquí cuentan lo vivido.

(Hinweis: Spanischsprachige Übersetzung des Originaltextes auf volksfreund.de)

Incluso horas después del atropello múltiple en Tréveris, ciudad en el oeste de Alemania (alemán: Trier), reina el desconcierto entre la gente a la cual tuvo acceso este periódico. Cuentan del horror presenciado y del alivio de haberse escapado con solo un shock - aunque algunos de ellos lo realizan con retraso.

Comenta la señora Therese Eßler del barrio de Trier-Pfalzel: „Yo estaba con mi madre, mi tía y una buen amiga de paseo en el centro durante la pausa laboral. Nos encontrábamos enfrente del nuevo Woolworth, a la altura del Pranger (picota medieval), cuando escuchamos de repente gritos y un gran estruendo proveniente de la Palaststraße (calle del palacio). Entonces vimos acercarse rápidamente el coche. Pude empujar a mi madre hacia las cestas de oferta delante del Woolworth cuando el coche rozó mi talón. Iba a una velocidad altísima zizagueando - como si quisiera llevarse por delante todo lo posible. Observamos como atropelló una mujer joven y que está salió catapultada al aire - unos cuantos metros desde la tienda de decoración Depot hasta la farmacia Müller. Algo terrible. Hubo también más gente que fue alcanzada y arrojada por el aire como si fueran muñecas. En el Hauptmarkt (plaza principal) vi un cochecito para niños volcado, al lado un hombre y un bebé. Esas son imágenes que jamás olvidaré. Uno se pregunta lo que le pasa por la mente al que hace esto.

Otra habitante de Tréveris se encontraba con una amiga y sus hijos de paseo en el centro. „Arribamos a la plaza principal parece que unos segundos después de lo ocurrido. Había gente corriendo hacia nosotros, gritando. Delante de nosotros yacían por lo menos cuatro personas en el suelo. Lo primero que pensamos fue que hubo una pelea o una balacera. Entonces nos enteramos que fueron atropellados por un coche. Mis piernas temblaron, caímos en un estado de shock. Al principio no nos era posible movernos del lugar.“ Dice la mujer en entrevista con este periódico que físicamente está bien, en cambio psicológicamente no.

En el momento del siniestro había muchos alumnos moviéndose por la ciudad. Una alumna de duodécimo grado cuenta que escuchó gritos y que corrió rápidamente al colegio. Pronto, lo ocurrido era el tema en muchos chats de grupos escolares.

Las escuelas en el centro fueron informadas inmediatamente. En la primaria Ausonius por ejemplo, los alumnos tuvieron que quedarse la tarde en el edificio. A los padres se les avisó poco después de las dos de la tarde del atropello múltiple en el centro, y que ningún alumno podría regresar a su hogar sin acompañante. Pedían a los padres ir a recoger sus hijos.

Comenta una traseúnte que su nieta de trece años de edad tuvo que presenciar el coche moviéndose desde la plaza principal en dirección a la Porta Nigra. Dice que el coche atropelló a varios peatones.

Un hombre de la ciudad de Schwäbisch-Hall iba a comerse unas papas a la francesa „cuando hubo un ruido estremecedor“. Pensó en primer instante que podría haber volcado un camión y una grúa en la Grabenstraße (calle de la zanja). Fue entonces cuando vio un coche pasando a alta velocidad por la zona peatonal. „Atropelló todo en su camino.“

Otra testiga cuenta que en la plaza principal un cochecito de niños fue golpeado al aire. Pudo observar la trayectoria del coche desde su tienda en la plaza. Gente gritaba y entraba con pánico a su tienda.

Más tarde los comercios cerraron sus puertas y no dejaron entrar a nadie - aparte que ya no había mucha gente transitando por la ciudad. Algunos peatones lloran.

Traducción del texto original en alemán, realización: Miguel Castro